10 MANERAS DE LLEVAR UNA BOMBA DE INSULINA

0
10 MANERAS DE LLEVAR UNA BOMBA DE INSULINA

Ideas y trucos para llevar una bomba de insulina en diferentes momentos del día y con diferentes edades.

La bomba de insulina es un gran aliado en nuestra vida con diabetes. Nos facilita nuestro día a día de manera increíble porque nos ofrece, como grandes ventajas, un gran libertad de actuación y de adaptación. Aún así, como casi todo en esta vida, también tiene algún inconveniente. Uno de los principales y que más dolores de cabeza nos provoca, sobretodo al principio, es donde la vamos a colocar ya que va a vivir pegada a nosotros las 24h del día, los 365 días del año, o sea y en resumen, siempre (bueno o casi siempre porque para ducharnos nos la solemos desconectar).

Con el tiempo todos nos hacemos profesionales del tema y desarrollamos multitud de estrategias para que el hecho de llevarla pegada al cuerpo no suponga un problema. Hay que tener en cuenta que según nuestra edad, actividad diaria o complexión tendremos unas necesidades o unas particularidades diferentes. De este modo, no es lo mismo un bebé de 1 año que un niño de 7 años o un adulto de 40; no es lo mismo un hombre que una mujer; no es lo mismo alguien que trabaja sentado todo el día que alguien que trabaja físicamente; no es lo mismo cuando hacemos deporte que cuando dormimos; y así un largo etcétera de ejemplos y situaciones que nos vamos encontrando a medida que crecemos o a lo largo de nuestras actividades diarias.

Teniendo en cuenta todo esto, nuestra lista sobre 10 maneras de llevar una bomba de insulina es una mezcla entre lugares donde colocar la bomba y accesorios varios que nos ayudan con la tarea. Como siempre que hacemos una lista empírica, nuestras fuentes son nuestra experiencia, nuestros trucos, lo que a nosotras nos funciona e ideas varias que hemos aprendido en la red o de nuestros glucocolegas y hemos adaptado a nuestra vida. 

Algunos de los accesorios que usamos son handmade, o sea, hechos por nosotros mismos, mientras que otros se pueden comprar. Hace unas semanas os presentábamos ya un post sobre nuestras tiendas favoritas de accesorios para la diabetes, y en muchas de las cuales encontrareis complementos para bombas. Aún así y en este caso concreto de las bombas de insulina, el primer lugar donde empezar a buscar accesorios para nuestra bomba es a través del catálogo que ofrece el propio laboratorio de la bomba con sus accesorios particulares.

10 maneras de llevar una bomba de insulina

1. En una riñonera o un cinturón. Aunque esta opción es una de las más usadas por todos los públicos y en casi todas las circunstancias, es una de las preferidas por el público infantil.  Las riñoneras y los cinturones son aptos para hacer deporte, dormir, llevarlos debajo de la ropa de calle… o sea, y en resumen, para casi todo! Pueden ser de tejidos diversos, según las necesidades, con o sin ventana. Esta última alternativa, en el caso de los niños, es una opción especialmente interesante para poder ver la pantalla de la bomba o manipularla sin necesidad de tener que sacarla de dentro de la riñonera. Ademas, en los últimos tiempos multitud de tiendas han empezando a vender riñoneras y cinturones costumizados con casi cualquier temática que nos podamos imaginar, personalizables y divertidas, lo que ha hecho que gocen de gran popularidad no solo por su funcionalidad, sino también por el hecho que casi es imposible no encontrarnos uno que te guste. Hace unas semanas os presentamos este vídeo con un amplio abanico de riñoneras, cinturones y fundas. 

2. Fundas varias para ocasiones varias. Esta opción ofrece tantas posibilidades como la anterior y es que cada vez más también encontramos ya más oferta de fundas para poder personalizarlas según nuestros gustos y adaptarlas según las actividades de nuestra vida. Uno de los mejores trucos caseros en este apartado consiste en envasar la bomba al vacío para protegerla del agua o de la arena cuando vamos a la playa. Y es que para cada ocasión y momento de nuestra vida podemos encontrar una funda especial para nuestra bomba de insulina. El día de mi boda, ya que ella también estaba allí, el atelier Di Schiave además de diseñar mi vestido de novia también me hizo una funda a conjunto para que no fallara ningún detalle.

3. En el sujetador. Es uno de los sitios por excelencia donde colocar la bomba en el caso de las mujeres, con mil variantes y maneras diferentes de hacerlo. Algunas la llevamos en el escote, otras en el lateral, otras en la parte trasera, otras debajo del pecho; dentro de una funda de las que podemos comprar en una tienda o con un calcetín de bebé como funda y colocada en el escote; con la pinza y en el escote; en el lateral o en el centro dentro de una pequeña bolsita que se coloca en el sujetador con unos clips… y así podríamos seguir con mil combinaciones más teniendo como soporte principal el sujetador. La opción sujetador es mi preferida y la que elijo mayoritariamente para mi día a día. Mi funda es un calcetín de mi hijo que junto con la bomba la coloco entre la piel y el sujetador, de manera que lo que queda en contacto con ambos es el calcetín. De esta manera, se queda allí fija y ni se mueve, ni sobresale por encima del sujetador ni se marca en la ropa.

4. En el bolsillo del pantalón. Esta opción no requiere mucha explicación. Así como el sujetador es un lugar top para el género femenino, el bolsillo del pantalón es uno de los clásicos del género masculino.

5. En la cintura del pantalón con una pinza. Esta opción tampoco requiere mucha explicación extra!

6. En bolsillos interiores. Esta opción también es útil para todos, pero la han perfeccionado y explotado al máximo las familias con niños muy pequeños con bomba. Y es que los bolsillos interiores se pueden coser a la ropa de manera manual por nosotros mismos o bien desde hace un tiempo también podemos comprarlos hechos y adaptarlos a cualquiera de nuestras prendas. Esta foto nos la ha cedido nuestra amiga Eva. Son unos body’s de su bebé con bolsillos cosidos en varias posiciones, que tienen un ojal para poder pasar el cable del catéter y que cierran en la parte de arriba con un velcro. Para mí la opción de los bolsillos interiores es mi opción a la hora de dormir y normalmente en formato handmade y es que yo misma me coso un calcetín (si si a los calcetines como veis les estoy dando una segunda vida cuando se le quedan pequeños a mi peque) en la parte interior del pantalón y después la bomba queda allí colocada y no se mueve.

7. Liga para ponerla debajo de vestidos y faldas. Esta es una de las opciones preferidas a la hora de asistir a celebraciones varias, bautizos, bodas y comuniones en las que hay que vestir con ropa de fiesta. Existe la alternativa de la liga casera hecha con una banda de licra resistente o bien las que venden ya preparadas para esto laboratorios y tiendas de accesorios varias. El único inconveniente de esta opción es si hay que acceder a la bomba, lo que implica levantarse el vestido o la falda para llegar hasta el muslo donde llevamos la liga y donde tenemos la bomba colocada. El día que usé esta opción de forma más especial fue el día de mi boda junto a la funda que os he enseñado en el punto 2. 

8. En la ingle. Con una funda tipo calcetín y con la pinza que se engancha en la cintura de la ropa interior tal cual se muestra en la foto (quedaría por dentro, eso sí, de la ropa interior). La parte alta del reservorio de la bomba con el pitorro quedaría justo en la ingle, de manera que no molesta. Este tipo de funda se puede usar para cualquier otro lugar como el sujetador en sus múltiples posiciones, siempre que tengamos un lugar donde engancharla.

9. Dentro de las botas en invierno. Esta opción puede parecer un poco locura y atrevida al principio pero es muy útil en invierno cuando vamos con vestido y medias. El primer truco es sustituir las medias por unos leggings y unos calcetines. De este modo bajamos el cable por debajo de los leggings hasta la espinilla, sacamos la bomba y la colocamos entre leggings y por encima el calcetín. Otro requisito es que el cable del catéter que usemos ese día sea suficientemente largo para que nos llegue a la espinilla sin que quede tirante y se corra el riesgo de arrancarlo. La altura a la cual colocar la bomba ya depende de la altura de las botas, los calcetines y el cable.

10. Debajo de una larga melena. Esta es una opción para la que hay que cumplir el requisito previo de tener una larga melena (obvio) y llevar un vestido, camiseta o top de tirantes o con escote. Podemos sujetar la bomba con la pinza justo en medio de la espalda y dejar caer nuestra melena encima para que no se vea. No os podemos mostrar una foto de esta opción porque ninguna de nosotras tiene una melena suficientemente larga para poder hacer la prueba!!!

Bonus track. La ropa que cada vez más marcas con más modelos y oferta venden ya pensada para colocarla. Os dejamos el enlace a esta tienda que nos encanta y aprovechamos la ocasión para saludar a nuestra amiga Anna!! Y el descubrimiento reciente por parte de nuestra amiga Elisa de la nueva colección de niña de Zara con unas cuantas camisetas con bolsillo interior! 

Si tenéis más ideas, nos hemos dejado alguna cosa (que seguro que sí) o queráis que añadamos referencias a tiendas donde comprar cualquier cosa que sirva para llevar una bomba de insulina, hacednos llegar vuestras sugerencias!!! 

Foto Portada: Eva Mur.

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.