CÓMO ORDENAR LAS COSAS DE MI DIABETES PARA DESORDENADOS

0
CÓMO ORDENAR LAS COSAS DE MI DIABETES PARA DESORDENADOS

El orden¡¡¡, eso que o se tiene o no se tiene¡¡¡.. Una cualidad, sin duda, valiosa, cuando se trata de diabetes y, en general, en la vida….dicen¡

Algo que yo, no tengo. Una cualidad de la que carezco. Me siento cómoda en mi desorden ordenado. Sé donde está todo en mi desorden y sin embargo, es algo que mis allegados detestan. Desde la infancia, mi madre, como cualquier madre adoradora del orden, insistía que era un desastre, insistía en ordenar mis cosas. Algo que me volvía loca, ordenar mi desorden¡¡¡¡¡ una ofensa sin perdón.

Incluso después de los esfuerzos de seguir un patrón de orden mantengo cierto desorden ordenado. He mejorado con los años pero sin duda, cuando me diagnosticaron diabetes en una edad donde ya era independiente, aprendí a mantener «cierto» orden, en el fondo soy una persona metódica. Aquí os cuento cómo puede una persona desordenada mantener lo necesario para la diabetes entre los parámetros que los «ordenados» llaman ordenados y algunos truquillos para mejorar nuestra técnica.

1.Designa los sitios donde vas a mantener tus suministros de diabetes. Si sabes de entrada donde vas a encontrar los suministros que necesitas será más fácil localizarlos y mantenerlos ordenados. Si eres del tipo desorganizado nivel profesional, empieza por un solo sitio para todas las cosas de tu diabetes, si eres algo más «ordenado» puedes designar un sitio para cada cosa.

Por ej, yo tengo las tiras del glucómetro en un cajón de la cocina y los suministros de la bomba de insulina en un lugar en el pasillo, además los pinchadores de los catéteres en el baño y los adhesivos en un cajón en el salón. Esto, claro está, depende de cada casa y dónde vivas pero tener un sitio para cada cosa ayuda a por un lado localizar e identificar cuando te estás quedando sin algo para reponerlo. Rotular cada lugar es buena idea para mantener cada cosa en su sitio. La meta a conseguir es «un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio». Asume que los desordenados podemos tardar bastante el alcanzar este lema pero no desistas vas en el camino correcto.

2. Las listas ayudan. Mantener una lista, en la nevera por ejemplo, o en lugar donde están tus suministros, ayuda. Yo uso las listas cuando hago la maleta de viaje y la verdad es que su utilidad es indiscutible. El listado de los que debe contener cada lugar te dirá rápidamente qué es lo que falta. Anotar en post it y en cualquier otro formato no solo sirve para que no te olvides de si tienes que recoger insulina o ir al centro de salud sino que te ayuda en el orden de tus suministros. Yo mantengo lista de las cajas que me quedan de suministros de la bomba para prevenir no quedarme sin ellos, sobre todo en verano o cuando voy de viaje y no puedo recoger material. También anoto en la caja del vial de insulina cuando lo he usado por primera vez y en los sensores que uso (normalmente los reinicio varias veces).

3. Ten siempre plan B y suministros extra, vas a perder muchos si eres desordenado. Mantén varios «alijos» estratégicamente situados para prevenir situaciones de emergencia por olvidos o accidentes. Esto es pura supervivencia. En muchas ocasiones me he encontrado que me falta algún suministro de diabetes en situaciones alejadas de mi casa y con el tiempo aprendí a dividir tus «lugares de rescate» con los suministros necesarias para cualquier emergencia, un glucómetro, tiras, un catéter y reservorio y algún zumo o glucosas.

Mis «lugares de rescate» son el trabajo, casa de mis padres, el coche y dentro de mi casa tengo glucómetros y zumos repartidos por habitación salón y baño. Mantener una lista de tus lugares de rescate y lo que tienes en cada uno te ayudará también a por lado saber (se te va a olvidar) dónde tienes suministros y a reponerlos en caso necesario. Planificar un cambio de glucómetro, por ejemplo, significa cambiar las tiras por lo general, por lo que debes hacerte siempre con un par de glucómetros con tiras compatibles, deshaciéndote de los que ya no usas y esto me lleva al siguiente punto.

4. No mantengas cosas que no usas. Mantener cosas que no usas te dará la falsa sensación de que en algún momento las podrías usar, con esto tienes dos peligros que esas cosas caduquen (por ej las tiras de glucemia dan medidas inconsistentes pasada fecha de caducidad) o que ya no funcionen como se esperan en caso de necesitarlas además de ocupar espacio para cosas que sí usas. Lo que hago anualmente es revisar qué cosas he usado el año anterior y de las que no he usado reduzco su stock. Así aunque mantenga alguna cosa que uso solo en ocasiones muy contadas tengo algo pero no demasiado. Por ejemplo agujas para bolis, al usar bomba de insulina ahora no las uso pero mantengo unas poca (máximo 1 caja) por si me falla la bomba y tengo que volver temporalmente a bolis. En mi caso particular suelo guardar más de lo necesito pero no más de lo que no uso. Osea que, haz limpieza de tus cajones y DONA lo que ya no te sirva para ayudar a otros¡¡¡¡ NO LO TIRES, porque siempre puedes ayudar a otros en concreto transmisores viejos de monitores continuos, piensa que siempre pueden servir a usuarios DIY aunque ya no te funcionen.

5. Sistemas de organización como cajas ikea, colgadores de puertas con bolsillos, armarios plásticos, o cajitas 3D . He visto gente que mantiene los suministros en cajas organizadoras de manera brillante, apiladas perfectamente. Yo uso un cajón comprado en ikea (mi casa es muy pequeña) para las cosas más grandes y colgador en la puerta con diferentes cosas. Como recomendación, os diré que si tengo que volver a comprar alguna caja para este fin escogería una transparente que se pudiera ver con facilidad lo que hay dentro de la misma.

Los colgadores para puerta con bolsillos transparentes son geniales para ver si te vas quedando sin reservorios o catéteres de manera rápida. Por lo general intento sacar todo de las cajas porque que levante la mano quien no se encuentre con cajas vacías y tú pensando que todavía tienes una caja más. Además no ocupa espacio y siempre están a mano.

t1d3d gear
Caja diseñada por www.t1d3dgear.com

6. Identifica lo que no puedes perder identifícalo como dispositivo médico claramente por dentro y por fuera y si es necesario hazte con tecnología para encontrarlo. Llegados a este punto, los desordenados (yo os comprendo) sabemos que en algún momento vamos a perder algo. Aceptarlo y tomar medidas antes es lo que va a diferenciar el dinero y disgusto invertido. Identificar, en concreto los dispositivos médicos, va a ayudar a evitar varios problemas como robos » por estupidez» (piensan que es algo de mayor valor de lo que es) y ayudará a la posibilidad de recuperarlo o hacerlo con mayor con rapidez.

No hace mucho perdí el receptor de mi Dexcom g6. Antes de hacerme con otro compré un Tile, un dispositivo de búsqueda del tamaño de una moneda que se lleva junto al dispositivo que no quieres perder. Se vincula por bluetooth al móvil y te avisa con alarma sonora cuando quieres localizar el dispositivo en cuestión o desde el Tile puedes localizar el móvil. Aunque tienes sus limitaciones es un dispositivo bastante asequible, pequeño y útil.

localizador y Medangel
Tecnología que ayuda a la diabetes.

Otros sistemas de identificación que uso son los parches en las fundas de los glucómetros (en una ocasión me robaron un glucómetro en su funda creo que pensando que era una cámara de fotos) para advertir de la importancia del bulto en cuestión, además dejo mis datos de contacto bien en una pegatina adherida al dispositivo o en una tarjeta.

funda con parche dispositivo médico
Funda glucómetro con parche aviso dispositivo médico (en inglés)

7. Siguiendo con la tecnología usa apps como recordatorio y crea un hábito. Por ejemplo yo recojo mi material en la farmacia cada 2 semanas todos los lunes, a veces cuando no estoy en la ciudad lo recojo a principios de mes. Tengo una notificación en el móvil que me lo recuerda, no siempre le hago caso pero es mi decisión hacerle caso o no. La cuestión es si creas un hábito te ayudará a tener organizado lo que recoges y colocarlo en su sitio.

8. Dedica un tiempo a repasar con frecuencia que establezcas los suministros. Revisa tus «lugares rescate» para comprobar que siguen con material dentro de fecha y no se han achicharrado por el calor por ejemplo. En una ocasión necesitaba una cocacola estando en el coche y cuando fui a cogerla estaba totalmente incomestible¡¡¡¡. Revisa también que todo se mantiene ordenado en casa o cuando recibas material nuevo. Por ejemplo, yo cuando recibo mi material de bomba de insulina, automáticamente paso los suministros que me quedan al primer lugar que ser usados antes. O cuando cojo un boli para meter en el bolso por si me falla la bomba de insulina, lo uso para rellenar el siguiente reservorio (los bolis fuera de la nevera solo se deben mantener 28 días).

9 .Personaliza. No es secreto que me gusta personalizarlo todo. Customizar me ha ayudado en varios frentes, uno es aceptar mejor los dispositivos sosos y aburridos que nos dan (¿alguien ha visto una funda que venga con el glucómetro, rosa o amarilla?) y otra hacerlo mío con algo que me guste para valorarlo por algo más que la diabetes que a priori no me gusta nada. Si personalizo algo tengo mayor predisposición a valorarlo por algo positivo que no quiero perder y en realidad lo pierdo menos. Llamadme loca pero me funciona, por eso lo comparto con vosotros.

Además personalizar, para los que tenéis varios miembros en casa con diabetes es casi algo obligado. No solo identifica qué es de cada uno sino en dispositivo personales sino que para cuidadores facilita la tarea de no confundirse entre varios tipos 1.

mi neceser de diabetes
Tengo diferentes bolsas con suministros por mis «lugares de rescate»

10. Llegado el momento si tu desorden inunda tu vida. NO PANIC¡¡ Lo único vital es la insulina, lo demás puedes «perderlo» temporalmente. La insulina sin embargo, necesita tu meticulosa atención. En mi caso tengo dos espacios dentro de la nevera para la insulina. Uno para los bolis y otro para los viales. Mantengo en zona media de la nevera junto a un dispositivo que me envía al móvil los datos de temperatura y me avisa en caso que esa temperatura no los haga aptos para su uso. El dispositivo en cuestión se puede usar para muchos medicamentos, no solo la insulina y aunque no le veo mucha utilidad en neveras actuales donde la temperatura varía poco, para llevarlo en verano en cartera me parece muy apropiado. Se llama Medangel y hablaré de él en otro post.

Finalmente si eres un desordenado nivel profesional como lo he sido yo aprende a desordenar con cabeza. Mantén las cosas importantes las que te mantienen con vida (la insulina) en «orden» necesario que te permita usarlo cuando lo necesitas y encontrarlo cuando lo necesitas. No tiene por qué ser el lugar que todos usamos sino el tuyo, el que para ti te sea más sencillo encontrarlo en unas condiciones que te permita usarlo con seguridad.

Cada uno tiene sus manía propias y con el tiempo lo importante al final es crear un hábito que te facilite la vida y ayude a tu diabetes.

Cuéntanos que trucos usáis para mantener organizados los suministros de vuestra diabetes.

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.