CUANDO NO TODO ES POSIBLE CON DIABETES

3
CUANDO NO TODO ES POSIBLE CON DIABETES

Hoy os contaré el suplicio que está siendo agendar un simple exámen teniendo diabetes en tratamiento de bomba de insulina y medidor continuo de glucemia. Muchos hemos pasado por estudios y exámenes de colegio, universidad con diabetes sin mayor inconveniente, pero ahora me enfrento con exámenes ante un ente regulador de mi profesión, una certificación necesaria para mi trabajo.

Una certificación oficial que da una agencia americana. Empiezo a pensar que el problema no es la diabetes sino estos últimos, la verdad.

Yo porto una bomba de insulina, un monitor continuo de glucemia y un dispositivo de páncreas artificial (este último, ya lo elimino de la lista para hacer el examen). Algo que no me puedo sacar, que no me quiero sacar, que no tengo por qué sacarme.

Me alertan de situaciones de peligro ante hipos inadvertidas, me salvan la vida todos los días y no, no estoy exagerando, a pesar que muchos podéis vivir genial sin nada de esto, yo no quiero vivir sin nada de lo que llevo.

Pues bien, el proceso de certificación empieza con el estudio sino tienes diabetes. Si tienes diabetes, NO.

En una reunión informal nos informan del proceso del examen en sí y lo curioso que es. Varios que han pasado por ello empiezan a relatar el “cacheo” previo al examen y curiosidades como que no puedes entrar al examen con reloj (da igual el tipo), klennex, ni agua ni comida ni ningún dispositivo electrónico, que además te cachean y te retiran cinturones, hebillas del pelo y pulseras y collares. Que revisan las gafas y te retiran también pendientes y te cachean el pelo, sí , sí, el pelo.

Mientras todos se reían de lo curioso del método, yo ya empecé a sudar, lo confieso.

Cuando acabó el corrillo me acerco al profesor y le explico mi circunstancia y le pregunto qué proceso debo seguir para solicitar mis requerimientos especiales (así lo llaman). Me dice que debo contactar por email y me informarán pero que no habrá problema alguno. Nota mental: nunca te fíes de lo que te digan.

Sin tocar todavía un libro de la materia, escribo el email para informarme del proceso de petición al que recibo respuesta una semana después detallando las etapas a seguir y los plazos (más de 30 días) para completarlos. Bueno, pensé, los completaré ahora ya que los requerimientos de documentación incluían certificado médico con dispositivos a usar en el examen y tenía cita médica a los pocos días.

Confeccioné un certificado yo misma con lo que iba a necesitar: comida (geles glucosa) o bebida, glucómetro, monitor continuo de glucemia, la bomba de insulina, ni se me ocurrió incluir el páncreas artificial ni el reloj para ver la glucemia en la muñeca, aunque es un examen de 3 horas y media.simobolo prohibido diabetes stuff

La respuesta del tramitador demoró unos días solicitando nuevos datos, como fotos y números de serie de los dispositivos. A ver qué foto de geles le envió pensé yo¡¡¡¡, pero allá fue la batería de fotos de mi bomba, mi sensor y receptor, de geles que usaría, del glucómetro por delante y por detrás.

La respuesta de vuelta sí que me sorprendió. Querían los links a websites de los dispositivos y los modelos exactos.  Curioso pensé, pero venga allá contesté al email con la websites de glucoup.com, de Dexcom, de Medtronic, de Ascensia y la de Coca-Cola (sí la de coca cola también no vaya a ser que luego les pille imprevisto).

Creo que a estas alturas iba por 8 emails, 0 llamadas.

Debo reconocer que mientras enviaba el email pensé, debes recordar no ponerte el sensor en el culo la semana antes, por si lo tenía que enseñar.

Durante un par de emails más me marearon con más detalles de los dispositivos, pero finalmente me indican que mis requerimientos especiales están aprobados. Después de previo pago de tasas, a la semana la correspondencia me vuelve a sorprender diciendo que debo ahora registrarme en una web y solicitar la agenda del examen a otro ente (el que gestiona los exámenes y su planificación) o telefónicamente.  Me indica muy insistentemente que la agenda del examen no lo haga por la web (aquí debo reconocer que rompí, ¿por qué registrarme en una plataforma si no la puedo usar? A estas alturas todavía tenía esperanzas en el proceso a pesar de sentir que la certificación no era para la profesión de contable sino para la NASA, recordemos sin todavía tocar un libro.

10 emails y 0 llamadas.

Llamo al número indicado, ohh sorpresa no funciona ese número, llamo al centro del examen, ohh sorpresa ellos no pueden gestionar nada, les viene dado por la aplicación las personas que se presentan día a día, en el encadenamiento de llamadas ya mi cabreo empieza a hacer efecto en las glucemias y debo reconocer que no gestiono nada bien los cabreos por ineficiencias.

Consigo finalmente contactar con teléfono internacional del agente que gestiona los días del examen, previo paso por media hora de datos de confirmación como domicilio, ciudad, email, nombre y apellidos (¿han intentado alguna vez explicar que en España tenemos dos apellidos que se escriben separados a un, intuyo, tele operador que habla un sospechoso inglés?), teléfono y vuelta a domicilio y luego vuelta a teléfono (no se piensen que las he contado la primera vez simplemente he llamado ya 3 veces), todo esto deletreando en inglés,  ya que a ver cómo van a entender carretera de rodrigo  rivera (ej del contenido de R´s de mi dirección, no es real) . Media hora más de espera y consigo agendar mi examen (o eso pensaba) con mis requerimientos especiales. Me informa que en máximo 3 días recibiré email confirmando hora, día y lugar para mí.

12 emails y 4 llamadas después…

Después de los 3 días ya me pongo nerviosa porque en la aplicación no figura ninguna petición a mi nombre para el examen, recuerden el centro solo admite a personas agendadas a través de la aplicación.

Ante el temor de una llamada más infructuosa envío un email, la respuesta absurda es hágalo por la aplicación. Vuelvo a entrar en la aplicación escojo un día cuando intento finalizar no figuran mis requerimientos especiales ni siquiera. No me voy a librar de la llamada.

Vuelvo a llamar, tras la media hora deletreando las “R”´s de mi domicilio, nombre, apellidos, cuidad, código postal, email, teléfono, vuelta al domicilio y finalmente teléfono de nuevo (sí, no es un error  piden dos veces domicilio y teléfono), contacto con tele operador. Pregunto por mi email de confirmación, antes de nada, repasamos mi petición y mis requerimientos especiales. NO FIGURAN MIS DISPOSITIVOS MEDICOS en la petición inicial ¡¡¡ aquí debo reconocer que ya estoy fuera de mis casillas y aunque tengo bastantes recursos de insultos en inglés, ante la duda de si me va a entender esta pobre chica, repasamos y rehacemos mi petición. Me indica que en 5 días recibiré respuesta (me mosquea la ampliación de plazo). palabras textuales:  you don´t need to worry¡ (no tienes que preocuparte)

equal rights

Dejarme deciros algo, cuando alguien te dice que no tienes que preocuparte es cuando debes preocuparte!!!!!!

16 emails y 6 llamadas después…

Ya en este punto yo ya estoy dispuesta a sacarme todo y morir de una hipo-hiper en el examen que durará 3h y media, cabreada y frustrada y confirmando que NO. No se puede todo con diabetes a pesar de lo que nos quieren hacer creer.

Lo peor de todo, que la certificación consta de 3 exámenes y este proceso hay que hacerlo para cada examen individual. Este solo es el examen número 1.

Continuará…

  1. Pero es un examen de tres horas, no uno de tres días. No creo que necesites más que unos caramelos por si te diese hipo, que lo dudo si llevas páncreas artificial. Ni comida, y en todo caso agua por si sientes sed. Y la bomba y el medidor son cosas que llevas enganchadas en tu cuerpo. Yo no hubiese dicho nada y si me cachean, pues es una bomba de insulina (no creo que te hiciesen quitártela).

    En cualquier caso me parecen exageradas esas medidas de seguridad, :/ y bueno, si debes hacer el examen en una sala aparte pues adelante si es capricho de ellos.

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.